Estrella muerta

LightBreak

vino, sombra, muerto, despierto
mi sombra me espera en el mismo lugar
antes de caer sin vida
me levanto como otro
con la sombra que me acompaña

yo pienso que
en la noche
no me veo tan feo
estando muerto, todo me parece bonito
aunque

miradas familiares
ahora son extrañas
de parte del pueblo
que actúa vivo
se cree animado
apuntan con el índice,
siempre el índice
seré yo o serán ellos

me escapo adentro de un laberinto y,
cada vez que me detengo,
mi sombra me apunta a la sien
cada hora que el sol me toca
paso por una docena de ánimos animales
como uno se escapa de un mundo prisión

ni tan siquiera
el día que me donen una lápida,
se quedará quieta, esta sombra
recordándome
vuelta tras vuelta que,
del sol nadie se escapa

Obed André Betancourt

Tertulia

Tertulia

Obed André Betancourt

 

Los libros son para siempre

La imaginación es infinita

Las letras nos guían a la luz

 

Las casas se derrumban

La mente miente

Los ciegos no ven

 

Almas tertulianas, pero,

la mano no suelta lo ilegible

La distracción en la oscuridad es tediosa

El vago no ve

 

Una casa adorada no se cae

Una mente organizada ignora la hipocresía

Las letras nunca han rechazado al ciego

 

El arte de Rio Piedras dura más que San Juan

Pero te has guardado y allí ha llovido

El reloj te distrajo y el polvo allí se ha asentado

 

Hoy es soleado,

Hoy hay brisa, risas y ganas

Hoy todo es, por fin, perfecto para disfrutar de ello,

y ahora el arte que buscas es una pared en blanco.

Abismal

Yo miro unos ojos negros abismal
Profundos como mar verde azul
Con su corriente que me hala adentro

Me deja sin aire y socorro al cielo
Libertad celeste, iluminante radiación, infinito espacio,
Enemigo de la gravedad.
Yo me vengo con el mar

Se ahogan mis miedos
En el abismo mortal en que me encuentro
Me habla el abismo y mi puño abre, descanso

Flota mi último suspiro, de mi pasada vida
En una burbuja que nació para morir
Lejos de quien soy ahora, del éter

A la luz que miro mientras desciendo
Me ciega de toda oscuridad
Y ahora se ve todo, real y palpable,
Amable

Existe una claridad abismal
Calma vasto mar verde azul

Obed André Betancourt

Matryoshka

limg

Matryoshka

Obed André Betancourt

No recuerdo haber despertado a esto

Era eran unos sueños con que contaba

Hombros ignorando tristeza ignorando contemplación,

empujan hacia adelante.

Aunque la brisa fría de la ventana mañanera sugiere,

En grandes palabras y diminuta gramátika:

Eres real ahora,

Escoge entre el Amor o lo desconocido

Y yo que solo sueño de lo inimaginable, fantástico, inexistente

Pero eres real amor, aquí con mis ojos abiertos

Como ignorar la grama alta que hace este admirable laberinto

Si existo y puedo apreciar esto

Soy conocido

Que este piso de nubes y piedras,

lejos del sol,

lejos de la tierra,

Sostenga nuestros cuerpos

Que nos eleve y nos proteja

Con el amor cuento siempre a ojos abiertos,

Con mi vida

Y con mi suerte

Franco

Franco

Por André Betancourt
7/13/2015

– ¡Policía! … ¿Es usted Franco?
– Sí, yo soy Franco.
– Entonces queda bajo arresto.
– Espere, ¿cómo sabe que tiene al Franco que usted busca?
– Lo sabemos por los libros que usted publicó en los cuales aparece su foto, su biografía y en ellos lo que nos lleva a su arresto.
– Ah, entiendo. Entonces usted está buscando a dos personas distintas. Por favor sea preciso, ¿cómo sabe que tiene al Franco que usted busca?

Idem

Lluvia, vapor y velocidad

Por André Betancourt

El sol me oculta el horizonte, ¿dónde estás?
No sé, la lluvia oscurece los valles.
¿Aún guardas tu brújula?
Si. Querés viajar al mar, la montaña o…
La tercera opción suena bien. Para avivar el clima a nuestro precepto.

¿Pretendes controlar los cielos con nuestro velado nexo?
Procuro hacerlo juntos, durante esta Luna que desvela.

¿A qué hora?
Sabes que el tiempo nunca está en concierto con nosotros.
Sigue tu compás.
Liberate hacia el Norte,
yo haré lo mismo.

Camina despacio, ojos cerrados, con la frente en alto.
No le des prestigio al pasar de los veranos y el volar de los inviernos.
Sigue tu compás.
Yo haré lo mismo.

La sed se va.
Llega una presencia húmeda.
Puedo oler la lluvia.
Yo el vapor.
Siento una tempestad en mis labios…
Y yo también.

 

Imágen:  Lluvia, vapor y velocidad. El gran ferrocarril del Oeste de Joseph Mallord William Turner. Óleo sobre lienzo, 1844.